Se trata de Beeflow, cuyo CEO es Matías Viel, que logró sumar a importantes empresarios y captó USD 8,3 millones para expandirse.

Una empresa liderada por un emprendedor argentino consiguió financiamiento por USD 8,3 millones para expandirse en Estados Unidos.

Viel dijo que haber logrado la financiación “fue un gran trabajo que hicimos en equipo, dos años para que esto suceda; es una inversión para seguir creciendo y por suerte estamos por un buen camino”.

“Recibir el apoyo de inversores tan reconocidos en el mundo de Venture capital es enorme y valida la idea de que también desde Argentina se pueden hacer cosas con una escala global. Ahora es tiempo de crecer y por esta razón estamos buscando gente en Argentina y en Estados Unidos: biólogos, ecólogos, entomólogos, ingenieros agrónomos, roles de administración y finanzas, para que se sumen”, dijo el CEO de Beeflow.

Beeflow literalmente entrena a abejas para mejorar cultivos por medio de polinización. Es decir, guían a las abejas para que trasladen el polen de la parte masculina a la femenina de la flor, para que reproduzca y salga un fruto de una manera más eficiente de la que podría hacerse de forma natural.

Actualmente se generan 180.000 millones de dólares por año en alimentos por la polinización de cultivos, un negocio puntual de grandes proporciones también, con un mercado de USD 30.000 millones. “Ese es nuestro foco, nuestro potencial, y ahora estamos solos a nivel global. No hay otra empresa en el mundo que haga lo que estamos haciendo”, asegura Matías Viel, fundador y CEO de la empresa desde California, desde donde está instalado con su empresa desde hace cuatro años.

El financiamiento para esta firma cuya sede está en Los Angeles fue liderado por Ospraie Ag Science y se sumaron Steve Jurvetson de Future Ventures (miembro del Consejo de Administración de Tesla, SpaceX), Jeff Wilke (ex director general de Amazon, Worldwide Consumer), Vectr Ventures, IndieBio de SOSV y Grid Exponential.

“Estamos impresionados con los avances de Beeflow en la salud de las abejas y la eficiencia de la polinización, que son críticamente importantes para un conjunto duradero y de buen funcionamiento de los ecosistemas interconectados. OAS está encantado de liderar la ronda de la Serie A, apoyando la innovación continua de Beeflow en la granja y esas externalidades positivas concomitantes para el medio ambiente”, indicó Yogesh Mago, socio principal de Ospraie Ag Science.

En tanto, Viel expresó: “Estamos muy contentos de trabajar con inversores que creen que las abejas desempeñarán un papel en el liderazgo de la transición hacia un sistema agrícola más regenerativo y sostenible”.

“La polinización era una cuestión muy olvidada por la industria agrícola, pero ahora las prácticas “respetuosas con las abejas” se están convirtiendo en un estándar para la cadena de suministro de alimentos. Es el momento perfecto para que escalemos y hagamos crecer nuestro equipo”.

Según se informó, “la plataforma Beeflow se basa en una amplia investigación científica sobre cómo la nutrición y el comportamiento de las abejas influyen en el rendimiento y la salud de los polinizadores.

Walter Farina, un investigador argentino con más de 20 años de experiencia en el estudio del cerebro y la comunicación de las abejas, dirige el esfuerzo científico de ToBEE de Beeflow, una tecnología que entrena a las abejas para que polinicen flores específicas.

Esta investigación permitió también “el desarrollo de suplementos dietéticos a base de plantas que producen poderosos resultados tanto para los agricultores como para el ecosistema de las abejas”. Al respecto, “una de estas tecnologías ayuda a las abejas a mejorar su polinización en temperaturas más frías hasta siete veces”.

“Las abejas son responsables de la polinización del 70% de la producción mundial de cultivos y desempeñan un papel importante en nuestra cadena de suministro de alimentos”, precisó Viel, quien aclaró que “la industria agrícola ha sido históricamente dura con los insectos, y muchas de las 20.000 especies de abejas del planeta están a punto de extinguirse”.

“Tenemos que recuperar la biodiversidad de los insectos para que la agricultura sea más sostenible. En Beeflow, utilizamos la naturaleza como tecnología para producir más alimentos con menos impacto ambiental.”

Al alimentar a las abejas con suplementos patentados a base de plantas, Beeflow ha demostrado una mejora de hasta el 90% en el rendimiento de varios cultivos, como almendras, arándanos, frambuesas y kiwis, entre otros. Entre los socios de Beeflow se encuentran Driscoll’s, Woolf Farming y BASF.

En 2017 la startup llegó a California de la mano de IndieBio, la aceleradora más importante del mundo biotech, que invirtió en el proyecto unos USD 200.000. Antes había recibido capital de la argentina GridX, una de las compañías que potencia los proyectos del sector a nivel local.

Previamente, Beeflow recibió una inversión de USD 3 millones, liderada por el fondo de Nueva York Ospraie Management y hoy está armando nuevas rondas de capitalización. Trasladaron su headquarters al norte de Los Ángeles y tienen 18 empleados, de los cuales seis están en Argentina en Sierra de los Padres, cerca de Mar del Plata, donde el trabajo más fuerte es en investigación y desarrollo. (Fuente: Infobae)