La Bolsa de Cereales de Córdoba estimó que la cosecha de trigo ya está finalizada y que arrojó una producción que ronda las 3,8 millones de toneladas.

Significa un crecimiento del 109% con respecto a las 1,8 millones de toneladas de la campaña 2020/21, cuando la sequía fue letal para las aspiraciones del cultivo en esa provincia.

El valor obtenido en el presente ciclo, además, se ubica un 8% por encima del promedio 2016/2020, aunque por debajo de los picos de temporadas anteriores, cuando se superaron las cuatro millones de toneladas, y hasta cinco millones de toneladas en 2016/17.

La clave fue que el rendimiento promedio provincial se ubicó en 35,1 quintales por hectárea, el mejor desde que la Bolsa comenzó a relevar el estado de los cultivos, en el ciclo 2007/08.

Un factor que ayudó también, según remarcó la Bolsa, es que la campaña tuvo baja incidencia de plagas y enfermedades.

Garbanzo

Asimismo, la entidad cordobesa resaltó que la cosecha de garbanzo creció siete por ciento, hasta 42 mil toneladas.

Este aumento se logró también gracias a un salto de los rendimientos de 11,8 quintales por hectárea en la campaña anterior, a 18 quintales en la que recién termina.

Por eso, la producción creció pese a que la siembra se había derrumbado 39 por ciento.

https://twitter.com/BCCBA/status/1479071850831519747?

(Fuente: Infocampo)