Canadiense, premio Nobel de economía, estudió políticas monetarias y fiscales con distintos regímenes de tipo de cambio, su trabajo fue fundamental para lo que se llama “macroeconomía abierta”, y muchos temas más, entre ellos, el euro.

  1. M Keynes escribió en la última página de su famosa Teoría General que “los hombres prácticos, que creen estar exentos de influencias intelectuales, son a menudo esclavos de algún economista difunto”.

Acaba de fallecer Robert Mundell, y ojalá en Argentina comprendiéramos sus enseñanzas y dejáramos de cometer errores que Mundell explicó ya hace décadas.

Cuestionó el patrón oro, analizó la estanflación, se preocupó por los elevados niveles de impuestos, era un exponente del supply-side economics y son muy famosos tanto su modelo Mundell-Fleming como el efecto Mundell-Tobin.

El modelo de Mundell-Fleming habla de una trilogía imposible: no se puede tener simultáneamente tipo de cambio fijo, control sobre la oferta monetaria y movimiento de capitales.

El efecto Mundell-Tobin indica que las tasas de interés nominal suben menos que la inflación ya que la gente se mueve hacia otros activos cuyo precio entonces aumenta y no quiere tener dinero (pesos). Es decir que aumenta la velocidad de circulación y cae la tasa de interés real.

También analizó cómo impulsar el crecimiento y flexibilizar la economía. Su trabajo fue fundamental para lo que se llama “macroeconomía abierta”, y muchos temas más, entre ellos, el euro. (Fuente: Infobae)