dólar libre subió un peso, para ofrecerse a $140 en el reducido mercado marginal. La divisa “blue”, que tocó el miércoles un piso de precios desde el 18 de septiembre, mantiene una pérdida de 26 pesos o 15,7% en el transcurso de 2021.

El dólar “blue” alcanzó en octubre un récord cercano a los 200 pesos durante el pico de contagios y decesos por COVID-19 en Argentina, pero emprendió desde entonces un recorrido descendente que ayudó a recortar la brecha cambiaria en casi 100 puntos.

Sucede que con el máximo de $195 del “blue” el 23 de octubre último, la brecha cambiaria con el tipo de cambio oficial (a $78,13) alcanzó el 149,6%, la más alta desde marzo de 1989, durante la hiperinflación.

Ahora, con un dólar mayorista en $92,38, la brecha cambiaria con el “blue” cedió a 51,5%, la más estrecha desde abril del año pasado. El tipo de cambio oficial mantiene un alza de 9,8% desde que empezó el año.

El monto operado en el segmento de contado (spot) alcanzó los USD 225,8 millones, en una rueda en la que el BCRA finalizó su intervención con un saldo neto positivo de USD 130 millones, según estimaciones privadas.

Por otro lado, se da otro hecho particular, el de un dólar paralelo mucho más barato que el minorista, que en bancos es ofrecido a $162,05 para la venta en promedio, con una brecha de 22 pesos o 15,7 por ciento.

El BCRA mantiene desde diciembre un sendero de compras en el mercado de contado por el que acumula un saldo a favor de más de 3.200 millones de dólares. En tres ruedas operativas de abril la autoridad monetaria acumula un saldo neto positivo de unos 365 millones de dólares.

Sin embargo, la intensa compra de divisas apenas se refleja en un incremento en las reservas internacionales. Según el último balance de la entidad monetaria, actualizado al 31 de marzo, las reservas netas alcanzaban unos USD 5.500 millones, mientras que las líquidas se reducían a unos USD 2.100 millones al descontar la tenencia de oro.

Los activos internacionales brutos alcanzaron al cierre de marzo unos USD 39.593 millones. De éstos, USD 19.783,9 millones correspondieron al swap de monedas con el Banco Popular de China (a 6,571 yuanes por dólar); otros USD 451,2 millones, a las Asignaciones DEG (Derechos Especiales de Giro del FMI, descontada la Contrapartida de Asignaciones de DEG); USD 3.154,7 millones por el préstamo del BIS (Banco Internacional de Pagos de Basilea, descontada la Contrapartida del Uso del Tramo de Reservas), y son encajes unos USD 10.669 millones (diferencia entre depósitos privados en efectivo en moneda extranjera por USD 15.935 millones y préstamos por USD 5.266 millones).

Así, las reservas netas de la entidad quedaron al 31 de marzo, según el balance consolidado, en unos USD 5.534,2 millones. Si además se le descuenta la tenencia de oro (USD 3.393 millones), los activos utilizables para intervenir en forma inmediata en el mercado -aunque el oro requiere de una simple operación financiera en el exterior para hacerse líquido- sumaron unos USD 2.141,2 millones.  (Fuente: Infobae)