A un año de la dura advertencia de la ONU sobre las consecuencias que la pandemia podría tener sobre el aumento del trabajo infantil en América Latina y el mundo, el presente sigue siendo desafiante. El Comité Argentino de Arándanos (ABC) tomó cartas en el asunto y reforzó fuertemente su estrategia social nacional para prevenir trabajo infantil en su cadena productiva.

imagen noticia nueva

Contexto mundial agravado por la pandemia

Según cifras de la OIT, en la década previa a la pandemia el trabajo infantil se redujo en un 38%. Sin embargo, 152 millones de niños y niñas aún seguían sometidos al trabajo infantil en todo el mundo.

Ese mismo organismo advirtió a comienzos del 2020 que unos 300 mil niños y niñas volverían a realizar tareas laborales por el impacto de la crisis que generaría la pandemia en todo el mundo. En América Latina, antes de la irrupción del coronavirus, había 10,5 millones de niños, niñas y adolescentes que realizaban trabajo infantil.

Si bien aún se desconocen los alcances reales de las consecuencias de la pandemia en el trabajo infantil en nuestra región, este es el año clave para reforzar la prevención: La ONU declaró al 2021 como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil.

Qué hace el arándano argentino para prevenir el Trabajo Infantil

Ante esta realidad, el sector del arándano en Argentina tomó durante el 2020 una decisión estratégica: evitar que esos posibles efectos de la crisis tuvieran impacto en la producción local.

Para eso, el Comité Argentino de Arándanos (ABC) –institución que reúne a los productores y exportadores- diseñó junto a la fundación Desarrollo y Autogestión (DyA) – especialista en estrategias para evitar el trabajo infantil – un plan de acción que ya se está ejecutando en el país.

AficheColectivo_01

DYA167

El arándano se convirtió así en el primer sector productivo del país en tener un sistema de cumplimiento social propio con foco en trabajo infantil para prevenirlo en su cadena productiva.

¿Cómo lo hace?

Durante el 2020 el sector implementó una prueba piloto del Sistema de Cumplimiento Social (SCS) con resultados muy exitosos que auguran un 2021 auspicioso para la implementación definitiva.

El SCS incluye: a) acciones de sensibilización (talleres) con todos los actores de la cadena productiva, b) la implementación de un sistema para monitorear y evitar la presencia de trabajo infantil en los campos y c) la implementación de centros de cuidados para que madres y padres tengan donde dejar a sus hijos e hijas y servicios de educación para que los/las adolescentes tengan oportunidades de formación y recreación (Puntos Jóvenes).

Acciones concretas: Centros de cuidado y Puntos jóvenes digitales

bienvenidos

Ya funcionan en la provincia de Tucumán dos Centros de cuidado infantil (que son gestionados junto a RENATRE y los municipios de Santa Lucía y Sargento Moya) y dos Puntos jóvenes digitales. Y se está trabajando para inaugurar un tercero en esa provincia y también en Buenos Aires y Entre Ríos, las otras dos zonas productivas.

Los Puntos Jóvenes son espacios públicos que brindan conectividad digital a jóvenes de 12 a 17 años, con equipo de tutores que acompañan sus trayectorias escolares. Funcionan con turnos asignados y todas las medidas de seguridad e higiene en pandemia. Ayudan a evitar la deserción escolar por falta de conectividad y previenen el trabajo infantil porque colaboran con la continuidad educativa de los adolescentes.

Lucila es una joven de 13 años que ya asiste al punto joven de Santa Lucía en Tucumán:

“Me gusta venir porque hay temas que no entiendo en la escuela, vengo aquí y me los explican mejor. Hay computación, los profesores entienden de todas las materias y te enseñan muy bien”.

Jazmín es tutora en el punto joven de Santa Lucía:

El punto joven aporta para acortar la brecha entre la educación y la tecnología. En 2020 hubo una alta deserción escolar por la falta de conexión y porque tienen que imprimir muchas copias y no tienen plata. Aquí encuentran apoyo escolar, conectividad e impresiones gratis.

Acciones concretas: el Sistema de Cumplimiento Social en la cadena productiva del arándano como método a replicar

La alianza con DyA fue clave para que el sector del arándano pudiera profesionalizar una política propia de prevención.

Así lo reconocen los productores y productoras:

“Sumamos una mirada social a nuestra mirada productivista y económica”

“Aprendimos todos y la conclusión es que sabíamos menos de lo que creíamos sobre esta temática: desde cuestiones legales, a culturales y de abordajes. Hemos crecido enormemente. Y ya está el tema en nuestras capacitaciones habituales anuales”.

Tras dos años de preparación, 2021 será en el arándano argentino el año bisagra en su compromiso social porque según cálculos de los productores más del 50% de la fruta va a estar producida bajo los estándares del SCS: prevención, atención y monitoreo del trabajo infantil.

Videos

¿Qué es el Sistema de Cumplimiento Social?

Sistema de Cumplimiento Social: Componente de Prevención:

Sistema de Cumplimiento Social: Componente de Monitoreo:

Sistema de Cumplimiento Social: Componente de Atención:

Para este año se suma también el desafío de compartir el modelo de prevención con otros países de América Latina que ya lo están solicitando.

En este Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil, el ABC quiere destacar puntualmente que todo este trabajo fue gracias a alianzas clave con organismos públicos y privados: RENATRE, UATRE, CONAETI, COPRETIS, Red de Empresas contra el Trabajo Infantil, Municipios, Gobiernos provinciales y Ministerio de Trabajo de la Nación. Y con el aporte profesional y asistencia técnica de la Fundación DyA.

imagen noticia Web

Juan Brasesco, coordinador de la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en Buenos Aires valoró el trabajo del ABC de la siguiente manera:

“Desde COPRETI Buenos Aires ratificamos nuestro compromiso de trabajar con el sector empresario y por eso destacamos el trabajo que viene  desarrollando el ABC en relación al monitorio y prevención  y el compromiso que han demostrado en la red de empresas a nivel nacional.

Tenemos en agenda profundizar nuestras acciones, como el plan nacional con 8 objetivos, en sintonía con lo que ya viene haciendo el Comité Argentino de Arándanos: generando una plataforma de información inteligente en todo el sector agrícola de la Provincia de Buenos Aires”.

(Fuente: ArgBlueberry)