La plaza bursátil de Argentina registró números negativos en sus indicadores este viernes, con negocios selectivos y ventas de oportunidad, antes de las elecciones primarias de medio término del domingo, en donde se pone en juego el aval a la gestión del gobierno de Alberto Fernández.

El índice S&P Merval cedió 1,6%, a 75.895 puntos, para ahondar la toma de utilidades que se dio desde el miércoles y luego de marcar un máximo histórico intradiario de 79.311,22 unidades el martes.

El panel líder de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires registró así su tercera caída consecutiva, racha en la que acumuló una pérdida de 3,9% en pesos desde los 79.004 puntos del pasado 7 de septiembre, cuando anotó un récord histórico nominal.

Y dicha pérdida aumenta a un 5% cuando se la mide en dólares, según la cotización del “contado con liquidación”, cuando el Merval tocó sus precios más altos desde comienzos de marzo de 2020, antes del fuerte impacto negativo por la propagación del COVID-19 y las medidas de aislamiento que afectaron a los mercados globales.

Los ciudadanos argentinos asistirán el domingo 12 de septiembre a las primarias, preparatorias para las legislativas de noviembre, marcados por la apatía, preocupaciones sobre la situación económica y malestar por escándalos políticos vinculados a beneficios obtenidos durante la pandemia del coronavirus.

Los bonos Globales, en tanto, fueron negociados con bajas de 1% en promedio, mientras que el riesgo país de JP Morgan subía once unidades para la Argentina, a 1.540 puntos básicos a las 17 horas.

En el contexto internacional, los mercados buscaban evidenciar indicios de un alivio en las tensiones entre Estados Unidos y China, más datos económicos que sacan temores a que se esté desacelerando la recuperación económica estadounidense.

Wall Street operó con bajas de 0,8% en sus principales indicadores, para ampliar a cuatro días consecutivos la tendencia vendedora, en una semana operativa que fue más corta por un feriado el lunes.

El recinto neoyorquino comenzó su jornada con un homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en el que los operadores guardaron minutos de silencio y escucharon el himno nacional.

Una vez comenzaron las operaciones, la balanza se inclinó hacia las pérdidas, relacionadas con la situación de la pandemia y los estímulos de la Reserva Federal.

En las últimas tres ruedas, la Bolsa porteña acumuló una pérdida promedio de 3,9% en pesos y de 5% en dólares

La volatilidad se ha incrementado desde que comenzó septiembre, un mes habitualmente flojo en Wall Street, pero los principales indicadores siguen cerca de sus niveles máximos.

Entre los factores que movían al mercado está la vacunación obligatoria ordenada en la víspera por el presidente de EEUU, Joe Biden, para todos los empleados del gobierno federal.

Asimismo, influía positivamente la llamada telefónica mantenida entre Biden y su homólogo chino, Xi Jinping, que invita a los analistas a pensar en una mejora de las relaciones.

En cuanto a datos económicos, trascendió que la inflación de los productores se incrementó en agosto y los precios al por mayor subieron un 8,3% interanual, su mayor salto en once años.

(Fuente: Infobae)