El directorio del Banco Mundial aprobó un crédito de US$400 millones “para implementar prácticas climáticamente inteligentes e innovadoras que mejoren la productividad y la competitividad del sistema agroalimentario de Argentina”.

La llegada de fondos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está atada a que el país mantenga en situación de cumplimiento su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Este proyecto contribuirá a la inclusión social, productiva y sostenible y será un eje de trabajo clave para el sector más dinámico de la economía argentina, expresó Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos, quien está a cargo de la relación con los bancos multilaterales en el Gobierno.

El proyecto “Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos” busca promover el desarrollo verde a través de inversiones en infraestructura resiliente al clima y apoya inversiones privadas para mejorar el acceso de productores al mercado, así como su rentabilidad, reducir la vulnerabilidad al cambio climático y alentar la innovación y la introducción de nuevas tecnologías, señaló el Banco Mundial.

“Como parte de la recuperación postpandemia, es importante invertir en la resiliencia climática de un sector clave para la economía argentina como el agropecuario y mejorar las capacidades productivas y los ingresos de las familias rurales más vulnerables del país”, indicó Jordan Schwartz, director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

Existen unas 93.000 personas, incluidos productores, trabajadores agrícolas, micro, pequeñas y medianas empresas agroindustriales y asociaciones de familias productoras se beneficiarán en forma directa de las inversiones del proyecto.

Jordan Schwartz -Director del Banco Mundial en Argentina

Además, se prevé que el 25 por ciento de ellos sean jóvenes, mujeres y grupos vulnerables como los indígenas y los afrodescendientes.

El organismo precisó que las inversiones del proyecto estarán orientadas a estimular la creación de empleo y aumentar los ingresos de los productores.

Por otra parte, las mejoras en infraestructura estarán enfocadas a proveer mejoras en la conectividad (servicios digitales, caminos rurales, etcétera) y en la gestión de los recursos hídricos (irrigación, drenaje, entre otros usos) Además, se acompañarán iniciativas privadas que apuntan, por un lado, a incluir a los sectores más vulnerables, fortaleciendo sus capacidades y mejorando sus condiciones de vida, y por el otro, a promover la sostenibilidad de pequeños y medianos productores orientados a la exportación.

Finalmente, a través del proyecto, se buscará apoyar procesos de fortalecimiento institucional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), para promover su liderazgo en la innovación y la resiliencia climática del sector agroalimentario.

Cabe precisar que el proyecto Sistemas Agroalimentarios Climáticamente Inteligentes e Inclusivos es de margen variable, reembolsable en 34 años y tiene un período de gracia de 7 años.

Argentina tiene una cartera activa de 23 proyectos de inversión por un total de US$7.380 millones de dólares y dos donaciones por un monto de US$10 millones de dólares del Banco Mundial.

La cartera se focaliza en el apoyo a programas de salud, medio ambiente, educación, infraestructura, mercado laboral y protección social. Además, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó créditos para el país hasta 2023 por USD 11.296 millones y el banco de desarrollo de América Latina (CAF, que ya le prestó al país unos USD 3.400 millones).

Corredores viales

Ayer, el directorio de la CAF aprobó un crédito por USD 100 millones a la República Argentina, con el propósito de impulsar la consolidación de los corredores viales y de esta manera reducir el tiempo de viaje, los costos de operación de los vehículos y mejorar las condiciones de seguridad vial.

El Programa Corredores Logísticos de Integración consiste en la ampliación de la capacidad de infraestructura de vías. En particular, se prevé la ampliación de la RN 5 – tramo Mercedes – Variante Suipacha (20 km) y la ampliación de la RN3 – tramo San Miguel del Monte – Acceso Gorchs (27,22 km).

Los proyectos del programa han sido identificados en la Iniciativa de Integración Regional de Suramérica (IIRSA) y hacen parte del Eje de Integración y Desarrollo (EID) MERCOSUR- Chile. Este eje incluye intervenciones en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, representando el 18% de la superficie suramericana, siendo el más poblado (35% de la población) y el que mayor PIB representa (48%).

“Estamos comprometidos con el desarrollo sostenible de la Argentina y promover su competitividad, en esta oportunidad con el mejoramiento de dos rutas fundamentales para el comercio, la logística y la conectividad en favor de la población. Los corredores logísticos son una prioridad en CAF para impulsar la integración regional”, aseguró Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF.

(Fuente: Infobae)