La inflación de Brasil alcanzó un 0,95 % en noviembre -el mayor nivel para el mes desde 2015- y acumuló un 10,74 % en los últimos doce meses, impulsada nuevamente por los costos de la gasolina disparado un 50,7 % en el último año, informó este viernes el Gobierno.

Con el resultado, el gigante suramericano acumula este año una inflación de 9,26 %, según el informe divulgado hoy por Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (Ibge).

El alza de los precios en noviembre estuvo 0,30 puntos porcentuales por debajo del índice de octubre (1,25 %) y prácticamente estable con la tasa registrada en el mismo mes de 2020 (0,89 %).

Con la inflación de noviembre, el acumulado interanual se mantiene por tercer mes consecutivo en los dos dígitos, y a más del doble de la máxima esperada por el emisor.

El Banco Central de la potencia sudamericana se impuso para este año un objetivo de inflación de 3,75 %, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales.

Aunque todos los nueve grupos de productos y servicios registraron alzas en noviembre en Brasil y el mayor impacto en la subida de los precios se sintió en el de transporte, que alcanzó el 3,35 % empujado por el precio de los combustibles y especialmente por la gasolina, que subió un 7,38 % el mes pasado.

El transporte tuvo la mayor variación y el impacto más fuerte de todo el conjunto analizado este mes (0,72 puntos porcentuales), pero la vivienda (1,03 %) y el segmento de gastos personales (0,57 %) también contribuyeron a la subida.

La inflación en noviembre estuvo un poco por debajo de la media de 1,1 % proyectada por el mercado, que estimaba un aumento de los precios de entre 0,86 % y 1,23 %.

Los analistas calculan una subida de los precios del 10,18 % en 2021 y si esto se confirma, Brasil cerrará con la mayor tasa de inflación para un año desde 2015 (10,67 %).

En un intento por controlar el fuerte aumento de la inflación en los últimos meses, el Banco Central ha venido subiendo los tipos de interés, que se encuentran en el 9,25 % anual, su mayor nivel desde 2017, tras siete alzas consecutivas este año.

De acuerdo con el emisor, las alzas en los tipos continuarán en 2022 y para febrero se espera que la tasa llegue al 10,75 % anual, la más alta desde mayo de 2017.

(Fuente: APF Digital)