El secretario de Articulación Interjurisdiccional del Ministerio de Transporte de la Nación, Marcos Farina, sostuvo que «en el año y medio de pandemia se han finalizado 104 obras», y dijo que hay otras «248 en ejecución con una inversión de 200 mil millones de pesos».

Farina fue uno de los disertantes en el encuentro «Desafíos y perspectivas del transporte y la logística en Argentina», que organizado por el Instituto Iberoamericano para la Educación y la Productividad (IIEYP-OEI) perteneciente a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Asociación Civil EGES, se desarrolló este martes en la sede de EGES.

Remarcó que «el transporte fue un elemento fundamental para que este país siga creciendo como está creciendo», y señaló que «en la pospandemia, vamos a seguir aportando fuertemente a la construcción de nuevas obras en lo que es el transporte en toda la Argentina».

«La economía se va recuperando, tenemos un crecimiento del 9 por ciento y eso nos da la posibilidad de empezar a planificar», aseveró el funcionario.

«Estamos convencidos -agregó- de que el transporte no va a ser el mismo en la pospandemia. En el transporte de pasajeros en el interior no hemos llegado al pico prepandemia, sigue funcionando a un 60 por ciento y en lo que es el transporte de larga distancia estamos en un 65 o 70 por ciento, y en el AMBA se ha recuperado un poquito más, hoy podemos hablar de un 75 a 80 por ciento», detalló Farina.

Explicó que «en el transporte de cargas tenemos que continuar con el plan de modernización muy fuerte que se está haciendo y tenemos calificadas, para lo que va a ir del año 2022 en adelante, 873 obras por un total de 520 mil millones de pesos, de las cuales el 50 por ciento son obras ferroviarias, en total 453 planificadas».

«También tenemos proyectadas más de 100 obras portuarias por casi 100 mil millones de pesos, que incluyen dragado y obras en ampliaciones de muelles; 185 obras en aeropuertos de todo el país por 39 mil millones de pesos, no solamente en lo que hace al mejoramiento de pistas y terminales, sino de nueva tecnología, que son fundamentales», indicó.

Farina acotó que «de las 873 obras, 530 están pensadas para cambiar la forma en que nos movemos las personas, para hacerlo más rápido, más seguro y confortable; en tanto que 340 obras son de infraestructuras propias de lo que necesita el sistema de transporte en el país que son ferroviarias, terrestres y estamos trabajando en la planificación de lo que son los nodos logísticos para el sistema de carga de camiones».

«Tenemos calificadas, para lo que va a ir del año 2022 en adelante, 873 obras por un total de 520 mil millones de pesos, de las cuales el 50 por ciento son obras ferroviarias».

Se pronunció finalmente por el desafío de «hacer un transporte multimodal para llevar nuestra cosecha, nuestra producción a los puertos para el ingreso de divisas y trabajar de manera coordinada con el sistema ferroviario y el de cargas de camiones y los puertos, y estamos convencidos que debemos apostar fuertemente a las obras».

Por su parte, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Jorge Solmi, fue otro de los oradores de la jornada y destacó «la evolución que hemos tenido» en materia de logística agropecuaria.

«Allá por los 70 y 80 estábamos soñando con llegar a los 40 millones de toneladas en materia de transporte de granos y eso se ha multiplicado por cinco y en aquella época había muchos menos ramales de trenes funcionando», afirmó.

Señaló que «el transporte representa para un productor el 20 o 25 por ciento de su cosecha», y apuntó que «hoy tenemos un movimiento importante de camiones, al punto que hemos autorizado en estos momentos el movimiento de 108 millones de toneladas, que se exportan por distintos lugares, los puertos de Rosario, Bahía Blanca y Necochea».

Remarcó, no obstante, que la congestión mayor de camiones se da en el puerto de Rosario, que es en la temporada baja de 57 mil camiones por mes, mientras que en la temporada alta el movimiento es de 1,3 millones mensuales.

«Allá por los 70 y 80 estábamos soñando con llegar a los 40 millones de toneladas en materia de transporte de granos y eso se ha multiplicado por cinco»Jorge Solmi

Manifestó su preocupación por esta situación, por considerar que así «el transporte no es sostenible económicamente, ni socialmente debido a las condiciones en las que los transportistas deben aguardar, tanto la carga como la descarga, y eso nos lleva a la necesidad de una profunda transformación».

Abogó por «abordar una política de Estado, con una estrategia integral de la logística, a largo plazo, de una manera dinámica que brinde mayor eficiencia y bienestar para los trabajadores».

También participó del debate el vicejefe de Gabinete de la Nación, Jorge Neme, quien destacó la participación de todos los sectores en la elaboración de políticas públicas que aborden «la reconstrucción del tejido social y productivo que ha sufrido tanto la crisis de la pandemia».

«Estos -afirmó- son temas centrales para darle contenido a la política que tenemos que formular y gestionar desde el Gobierno nacional, y este es el marco adecuado para enriquecer la política pública, que es lo que los argentinos reclaman».

Participaron, además de Farina, Solmi y Nemes, el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil; el secretario general de la Unión Ferroviaria, Sergio Adrián Sasia; el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras; la presidenta de la Federación Empresaria de Mujeres Argentinas por la Producción Empresaria, Teresa Cristaldo, y el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Leonardo Cabrera.

(Fuente: Télam)