Vicentín intimada a pagar parte de la deuda. Viernes 17 de enero (Valor Local)

Se complica el futuro de Vicentin, empresa que anunció a comienzos de diciembre que enfrentaba una cesación de pagos con sus proveedores debido a un “estrés financiero”.

 

Vicentin, compañía de capitales locales con 90 años en el mercado, es el principal exportador de harina y aceite de soja. Además, socia del gigante mundial Glencore de la planta de molienda del poroto de soja más importante de la región.

 

La mala noticia de las últimas horas para la empresa fue que recibió una intimación de la Cámara Arbitral de la Bolsa de Comercio de Rosario para que cancele una deuda de 18 millones de pesos que mantiene con la Corredora LBO. La entidad ya tiene entre 20 y 27 demandas de productores, acopios y proveedores de Vicentin, a las que se están sumando a razón de dos demandas por día.

 

A partir de ahora, la compañía tendrá un plazo de cinco días hábiles para presentar un descargo, pero corre un alto riesgo de ser suspendida para realizar operaciones en los mercados. Ayer, los corredores que reclaman el pago de la deuda se reunieron en la Bolsa de Rosario y mostraron su preocupación. Esto se debe a que una posible suspensión de la empresa podría generar numerosos inconvenientes económicos y financieros a los diferentes integrantes del mercado.

 

Recordemos que la deuda comercial de Vicentin ronda los 350 millones de dólares y con los bancos suma otros 900 millones de dólares. Además, el Banco de la Nación Argentina, su principal acreedor junto al BAPRO, se negó semanas atrás a conceder una flexibilización para el pago de su deuda, tras ofrecer a la banca oficial una quita de intereses y extensión en los plazos.

 

Más allá de las negociaciones que lleva adelante la firma, aún no se conocen definiciones en la venta de activos para hacer frente al pago de sus deudas tanto comerciales como financieras. Se especula que este tipo de cuestiones podrían conocerse en los próximos días, tal como sucedió con la negociación de Glencore, que amplió su participación accionaría en la planta de biodiesel Renova, donde aún desea incrementar sus posiciones.

 

Ámbito político

 

Por otro lado, en el ámbito gubernamental nacional y provincial la crisis de Vicentin se monitorea todos los días.

 

La semana pasada el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, se reunió con autoridades de la Bolsa de Comercio de Rosario. Allí, se intercambiaron opiniones acerca de las dificultades de los mercados y en especial de la comercialización de granos en la provincia, enmarcado en un contexto de graves problemas macroeconómicos en el orden nacional.

 

En un comunicado de prensa emitido por la bolsa rosarina, se especificó que en la reunión con el gobernador “se coincidió en la necesidad de tratar de revitalizar los eslabones de la cadena agroindustrial, cuya situación afecta en gran medida a pueblos y ciudades del interior”.

 

(Fuente: Campo en Acción)

 

Fuente: (valorlocal.com.ar)