Las acciones y los bonos argentinos terminaron negociados con tendencia bajista este viernes, en un marco selectivo y reducido de negocios, y en medio de crecientes tensiones en el seno del oficialismo tras la derrota en las elecciones primarias (PASO) que se desarrollaron el fin de semana pasado.

El índice accionario S&P Merval de Buenos Aires descontó las subas iniciales y cerró con pérdida de 1,5%, en los 78.512 puntos, tras mejorar un 1,6% en la víspera en medio de una sesión inestable de operaciones. El lunes el referencial líder anotó un nivel récord histórico de 83.923 puntos.

Además del mal clima político en la Argentina, el desempeño negativo de las acciones argentinas se dio en una jornada con bajas en un rango de 0,5% a 0,9% en las principales referencias de Wall Street, y pérdidas 2% en el índice Bovespa de la Bolsa de Valores de San Pablo.

Entre los ADR y acciones argentinas negociados en los mercados de Nueva York, los papeles de Ternium (-8,1%), Cresud (-5,1%) y Tenaris (-4,8%) resaltaron entre la caídas generales. YPF cedió 3,2% y Grupo Financiero Galicia, un 0,8 por ciento.

En el segmento de la renta fija, los bonos Globales -en dólares con ley extranjera-, títulos públicos de referencia de la reestructuración soberana, cayeron 1,3% en promedio.

El riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, subía 17 unidades para la Argentina, a 1.513 puntos básicos a las 17 horas.

En Wall Street se impusieron las bajas en el cierre de la semana, con operadores pendientes de la evolución de la variante delta del coronavirus y de la próxima reunión de política monetaria de la Reserva Federal que tiene lugar la semana que viene.

Wall Street busca pistas sobre la futura retirada de los estímulos que el banco central norteamericano desplegó hace meses para mitigar el impacto de la pandemia en la economía, y que podría llegar antes de que acabe el año.

Los analistas estadounidenses, además, señalaban que la sesión de hoy puede atravesar cierta volatilidad por el fenómeno de la “cuádruple hora bruja”, en la que vencen opciones y futuros. En la víspera, el mercado reaccionó a datos mixtos sobre la recuperación, con unas mejores ventas del sector minorista en agosto, pero un alza en la cifra de solicitudes de subsidio por desempleo.

(Fuente: Infobae)