La calidad de la última cosecha en las zonas trigueras del centro del país, arrojó buenos niveles de peso hectolítrico, proteína y fuerza panadera.

El dato destacado de la campaña 2021/22 de trigo, es el récord productivo obtenido, ya que en números la cosecha terminó en torno a los 22 millones de toneladas, la mayor cifra de la historia.

Pero, además hubo un salto en la calidad. Así, de acuerdo con el relevamiento que realiza desde hace 35 años el Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas, los indicadores en general fueron buenos.

El análisis abarca a las zonas trigueras del centro del país; es decir, no tiene en cuenta lo sucedido en el núcleo triguero del centro y sur bonaerense.

Con centro en la ciudad de Marcos Juárez, se tomaron muestras representativas del calado de camiones de acopios y cooperativas de localidades de las subregiones trigueras 2 (Pampeana ondulada norte – centro de Santa Fe), 3 (Pampeana ondulada sur – nordeste de Buenos Aires), 7 (Pampeana subhúmeda norte – sudeste de Córdoba y sur de Santa Fe) y 8 (Pampeana semiárida norte – sur, centro y norte de Córdoba).

En total, se muestrearon 815.000 toneladas correspondientes a 94 acopios y cooperativas. “A partir de los resultados obtenidos, puede considerarse que la calidad comercial e industrial del trigo en la región central del país fue buena”, subraya el reporte.

Los análisis de calidad comercial e industrial se realizaron de acuerdo con las Normas Nacionales del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) e internacionales de la Asociación Internacional de Ciencia y Tecnología de los Cereales (ICC, 2001, Viena, Austria), de la Asociación Americana de Químicos Cerealeros (AACC, 1999, EE.UU.) y el color de harina con un colorímetro Minolta Chroma Meter CR-410.

Algunos datos sobresalientes

El promedio de PH para el relevamiento fue de 79,26 kg/hl correspondiente a trigo Grado 1.

Con récord de producción se observó una caída de proteína. No obstante, fue de 10,8% en promedio, muy próxima a la base de comercialización que es 11%.

La fuerza panadera (W) fue buena, con masas equilibradas, muy estables y buenos volúmenes de pan.

(Fuente: CampoEnAcción)