19 de mayo (Valor Local) – El ministro de la Producción, Juan José Bahillo, afirmó por la mañana en declaraciones radiales que la decisión del presidente Alberto Fernández de frenar la exportaciones de carne no bajaría el precio en las carnicerías y perjudicaría a trabajadores y empresarios frigoríficos · Horas más tarde, el Gobierno emitió un comunicado en el que buscó matizar estos cuestionamientos.

Bahillo eligió una radio de su ciudad, LT41 de Gualeguaychú, para dejar sentada su posición sobre la polémica medida que ha generado el rechazo de todas las entidades empresarias.
“Es lógico que el gobierno se ocupe y preocupe por frenar la suba de precios, pero no es con el cierre de las exportaciones como se va a corregir esa situación”, afirmó. Y agregó: “se tiene que buscar otra medida para intervenir en el valor de la carne o en el mercado”.

Estimó que la medida generará consecuencias “no deseadas” en el sector frigorífico porque “pone en riesgo la estabilidad laboral de cientos de trabajadores”. Y destacó que el 75 % de las exportaciones de carne bovina entrerriana “van al mercado asiático, fundamentalmente a China”.

“No es una mercadería que vaya al consumo de los argentinos”, remarcó Bahillo. Luego, puntualizó que el cierre de las exportaciones provocará “el rompimiento de los contratos, el corte de los flujos de pago y pone en riesgo toda la cadena del sector exportador, que tiene casi 1000 empleos afectados directamente”.

Bahillo mencionó que lo que se exporta “no es lo que va a las carnicerías, entonces es una medida que genera expectativas en la gente que no se cumplen, porque el precio de la carne no va a abajar”.

Versión oficial

Horas después, se conoció un comunicado del Gobierno provincial titulado “postura del gobierno provincial ante el anuncio de cierre de las exportaciones de carne por 30 días”. También contenía declaraciones del Ministro.

Allí Bahillo expresó “la postura del gobierno entrerriano respeto de la medida anunciada por el gobierno nacional de cerrar por 30 días las exportaciones de carne”. “Creemos en el diálogo y el consenso para superar este conflicto”, afirmó.

“El rumbo que nos marca el gobernador (Gustavo) Bordet es claro respecto de contemplar todas las realidades. Y nuestro contexto incluye el cuidado de los alimentos en cuanto a calidad y precio en la mesa de las familias, así como también la protección e impulso productivo de nuestra provincia”, expresó.

Bahillo agregó que “todos estamos pasando por una situación difícil y apoyamos la decisión del gobierno nacional de acomodar los precios. Por eso es necesario encontrar puntos de encuentro para que el sector cárnico abastezca al mercado local con precios acordes al bolsillo de las familias”.

Con respecto al conflicto por las medidas anunciadas, el Ministro expresó “confiamos en un acuerdo que le de previsibilidad a la industria ganadera, para que pueda cumplir las obligaciones contraídas con el mercado externo, para no resignar oportunidades que vamos a necesitar y no nos sobran”. Y detalló: “La carne bovina entrerriana llegó en 2020 a 33 mercados externos. Cerrando las exportaciones durante un mes, y tomándose como referencia las exportaciones de 2020, la provincia perdería un ingreso de más de 13 mil millones de dólares”.

“Asumimos el desafío de encontrar los consensos adecuados, lo que parece antagónico es en realidad complementario. Necesitamos productores que crezcan y sientan activamente el respaldo de Entre Ríos para su actividad, que genera ingresos y divisas al país, trabajo e inversiones. Mientras que en paralelo, tenemos la responsabilidad de cuidar el costo de los alimentos para que estén al alcance de todos. Las soluciones deben ser innovadoras, no podemos repetir errores del pasado que luego tanto cuestan revertir”, sostuvo.

Datos

El galimatías oficial también contenía una serie de precisiones sobre la producción cárnica provincial.

Las exportaciones bovinas entrerrianas, en 2020, alcanzaron los USD FOB 164.887.519,77 (el 11,57% de las exportaciones totales entrerrianas), o 43.049,98 tns. La tendencia en los últimos años ha sido de un crecimiento constante (tanto en valores FOB como volúmenes exportados).

La carne bovina entrerriana llegó en el 2020 a 33 mercados externos. Los principales diez destinos de exportación fueron (en orden decreciente) China, Estados Unidos, Israel, Chile, Alemania, Países Bajos, Rusia, Italia. Bélgica y Brasil. El 72% de las exportaciones se dirigieron a mercados asiáticos.

En 2020, se faenaron 549.527 cabezas.

Cerrando las exportaciones durante un mes, y tomándose como referencia las exportaciones de 2020, se perdería el ingreso de USD FOB 13.740.626,64.

En voz baja

El gobernador Bordet fue consultado en el mediodía del martes por la decisión del presidente Fernández. Decidió salir por la tangente.

El Gobernador Omar Perotti (de Santa Fe) acaba de pronunciarse en contra de las restricciones a las exportaciones de carne ¿Hay una opinión tomada en Entre Ríos? – preguntó un cronista.

Nosotros siempre hemos mantenido una actitud de diálogo y respeto con todas las entidades agropecuarias y con todas las actividades económicas que tiene la provincia, como puede ser la Unión Industrial, el Consejo Económico Empresario (SIC). Siempre hemos sido permeables a las sugerencias, a las críticas porque entendemos que en el debate, en el diálogo está el camino para encontrar las soluciones que proyecten y desarrollen nuestra provincia. Eso es lo que más nos interesa y en base a eso haremos las evaluaciones pertinentes – contestó el mandatario.

En voz alta

Por la tarde, en tanto, se conoció un comunicado del diputado oficialista Néstor Loggio en respaldo a la medida del Gobierno nacional.

“El diálogo y el consenso que han sido marca registrada del Gobierno tienen un límite claro. Está dado por la disparada de precios que hace que cada vez más gente caiga por debajo de la línea de pobreza e indigencia”, indicó. Loggio preside la Comisión de Producción de la Cámara de Diputados de la provincia.

“No hay indicadores macroeconómicos que expliquen el proceso inflacionario que estamos viviendo. Hay baja emisión monetaria, hay superávit en el comercio exterior, el valor del dólar está anclado y no hay puja distributiva entre el capital y el trabajo. No existe ninguna razón para que los precios se disparen que no sea el interés de los oligopolios en obtener mayores niveles de rentabilidad”, aseguró.

Por eso, expresó su respaldo a la medida que tomó el presidente Alberto Fernández de suspender las exportaciones de carne vacuna. Lo calificó como un “alimento esencial en la mesa de los argentinos que no puede tener un precio prohibitivo”.

“Como dijo Alberto: no podemos nosotros pagar por nuestros productos el mismo precio que se paga en Francia. Caeríamos en la incoherencia de estar importando nuestra propia producción. El precio de la carne en mostrador tiene que tener un valor acorde a los costos nacionales”, remarcó.

“De lo contrario, y para equiparar la balanza, las empresas trasnacionales que dominan el comercio local deberían pagar a sus trabajadores lo mismo que en sus países de origen, ya sea en dólares o en su equivalente en pesos”, contrastó.

El legislador reclamó: “Hay que desmonopolizar la producción de alimentos en la Argentina, que está en manos de cinco grandes conglomerados. Son los que manejan las góndolas en todo el país. Hay que abrir más ferias populares y fortalecer la agricultura familiar”, agregó.
“Este es el desafío para tener productos a precios razonables y de buena calidad”, señaló. (Valor Local)