La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) reclamó al Gobierno reducir el componente impositivo que tiene injerencia sobre el precio de la carne, al tiempo que solicitó leyes de incentivos fiscales para la cadena de ganados y carnes.

A través de su editorial mensual, Daniel Urcia, titular de la entidad empresaria que agrupa a los frigoríficos de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, destacó que es indispensable tratar y aprobar las leyes de incentivo fiscal, que promuevan la desgravación de impuestos por la mayor producción y el cambio de valuación fiscal en la hacienda. Para ello pone como ejemplo el proyecto elaborado por el Consejo Agroindustrial Argentina (CAA) y elevado al Congreso por el Poder Ejecutivo recientemente, que contempla esos beneficios.

Impuestos en el precio de la carne

“Lamentablemente el Congreso está tratando la ley de Presupuesto y los tiempos legislativos entonces no alcanzarán para la equiparación de la alícuota de IVA en el servicio de faena. Por lo que, por un año más, no se realizará la adecuación y se seguirá acumulando IVA técnico en los matarifes”, indicó el titular de Fifra, para quien esta falta de adecuación pasara a engordar el costo fiscal del precio final como viene sucediendo en los últimos años.

En un escenario inflacionario, que mostró a la carne como el alimento de mayor suba en el precio en noviembre, desde los frigoríficos se advierte sobre la necesidad de trabajar en reducir la participación del componente impositivo en el precio de la carne.

“Como lo demuestra el trabajo de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada) el rubro impositivo representa la mayor participación en la composición de los precios con el 30%, la industria lo hace con el 7%, el sector comercial minorista con el 13%, la cría con casi el 25%, la recría y terminación con otro 25%”, compara.

A nivel de canal minorista, los frigoríficos de la Región Centro insisten con la necesidad de aplicar un régimen simplificado para las carnicerías. “De nada sirven programas de precios a un producto que no se les puede vender a los comercios de las ‘barriadas’ por no poder ser facturado, visibilizando y liberando a dicho comercio del impuesto al débito y al crédito, junto a un acuerdo con las Provincias para que la alícuota de ingresos brutos sea de sólo el uno por ciento. Esto significaría bajar casi 50 pesos por kilogramo de carne en todo el país”, dimensionó Urcia.

Señales y cueros

Eliminar las tasas por marcas y señales, “que están en vigencia desde la sanción del Código Civil en 1869, cuando las ciudades y comunas llevaban el registro de stock de animales”, recuerda la entidad, sería otro importante avance en post de depurar impuestos “que perdieron razón de existencia, pero que son costo argentino y van al precio que pagan los consumidores”, observan desde Fifra.

En materia del recupero de faena, la entidad informó que solicitó formalmente a las autoridades de los ministerios de Economía, de Desarrollo Productivo y de Agricultura, Ganadería y Pesca, nuevamente, la eliminación de las retenciones a valores y medidas del cuero Chicago del régimen actual, para la exportación de piezas crudas frescas o saladas.

“Existe un régimen que data de más de 30 años de protección y consecuencia traslado de beneficios económicos al sector curtidor en detrimento de la cadena de producción. No es factible exportar por aplicación de la fórmula de precios en dólares sobre la pieza del cuero de Chicago y el porcentual de derechos de exportación local”, se quejó la entidad, que además pidió avanzar en la eliminación total del régimen y dejar liberados al menos 4 millones de unidades por año.

(Fuente: La Voz)