El SIBER informó que la primeras proyecciones estipulaban una caída del 15% en relación al anterior período. Sin embargo, la sequía provocó que productores priorizaran otros cultivos por lo que «es lógico pensar que el área destinada finalmente experimente una caída mayor a la inicial».


Desde el Sistema de Información de Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER) se subrayó que «el escenario que afronta la siembra de sorgo es complejo».

Desde antes del inicio de la siembra, se detectaba menor interés por el cereal, ya que las primeras proyecciones indicaban una caída con relación al ciclo anterior del 15%, lo cual equivale a un área planificada de aproximadamente 102.000 hectáreas.

La trama se hizo más compleja aún debido a la sequía que se instaló desde mediados de noviembre y que imposibilitó el normal desarrollo de las labores de implantación.

Al día de la fecha, se concretó la siembra del 70% de la intención original. Los primeros lotes sembrados se ubican en la etapa de macollaje con una buena condición del cultivo.

Cabe destacar que el déficit hídrico ha generado un atraso de la fecha en la siembra de soja y maíz de fechas tardías. Por lo tanto se generó un cuello de botella donde en muchos casos el productor optará por continuar con la siembra de los otros cultivos versus el sorgo.

En consecuencia, en este contexto, es lógico pensar que el área destinada finalmente experimente una caída mayor a la inicial.

(Fuente: BolsaCER)