El presidente de APAMA destacó la necesidad de establecer un tipo de cambio diferenciado para las economías regionales. También detalló sobre los requerimientos energéticos demandados por el sector y sobre un nuevo proyecto de ley que viene a subsanar los costos estacionales de la actividad. Por último explicó sobre los cambios en la comercialización de la producción.


El presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia (APAMA), Alejandro Pannunzio, dialogó con el programa “Cadenas de Valor” (LT11) sobre la coyuntura actual del sector. Sostuvo que las economías regionales deberían regirse mediante un tipo de cambio diferenciado del resto de las actividades.

El presidente de APAMA, Alejandro Pannunzio.

“Tenemos es un problema de competitividad. Esto no se arregla con parches o con una pequeña medida aislada”, comenzó explicando Pannunzio.

“Las economías regionales no pueden convivir con un dólar que vale $300 en la calle y cuando exportamos nos dan $165 y que el resto se lo quede el Banco Central. Esto genera que el productor cobre un 40% de lo suyo y el resto se lo queda el Estado”, agregó.

“Como el productor no tiene rentabilidad, se va fundiendo. Esto está pasando con los productores de arándano, que cada vez somos menos. Y como se va fundiendo, cada vez se genera menos mano de obra y la gente necesita más asistencia. Entonces el Estado le da esa asistencia. Pero como cada vez pagamos menos, porque somos menos los que quedamos, cada vez el cese laboral es mayor”, detalló.

Propuesta

Siguiendo esta línea, Pannunzio sostuvo que “habría recorrer el camino inverso. ¿Qué pasa si le diéramos a los productores la posibilidad de que vendan su producción por lo que realmente vale y le diéramos ‘el dólar de las economías regionales’? ¿Por qué no apostamos a eso? A un dólar para la economía regional y dejar que el sector crezca”, remarcó.

“Dejemos que todo ese fruto de la exportación llegue al país. Que todo lo que se produce en el interior del país vuelva al campo”, subrayó más adelante.

«El productor cobra un 40% de lo suyo y el resto se lo queda el Estado», enfatizó Pannunzio.

“Si tiene rentabilidad, veremos cómo hacemos con la parte financiera. Si estoy creciendo mucho, y no me da para financiar la campaña y necesito una ayuda con la financiación de exportaciones para no ahogarme, ahí voy cancelando la asistencia con las ventas. Esto genera un camino virtuoso”, detalló Pannunzio para luego agregar que “lo que estamos haciendo no está funcionando porque el productor es el más perjudicado, ya que recibe el 60% de resultado de la producción”.

“Yo te puedo asegurar una cosa: cuando a uno le va bien, lo primero que hace es agrandar la plantación y comprar más tecnología, con lo cual generas más puestos de trabajo y entonces menos gente necesita asistencia del Estado”, agregó.

Costos energéticos

“En un ranking de jurisdicciones del país, Entre Ríos resultó ser la tercera energía más cara del país. Esa sería la mala”, comenzó recordando Pannunzio.

“Pero la buena es que hace un aproximadamente un año, el gobernador Bordet firmó un decreto para que se bajara el período de los 6 meses cuando consumimos energía. Así no nos cobran el cargo fijo y la potencia como si estuviéramos en el verano. Porque la actividad estacional consume mucho en un momento y después no consume más”, explicó.

“No solamente salió esa norma sino que el diputado Néstor Loggio presentó un proyecto para que esto quede como Ley y no haya que renovar el decreto cada año. Entonces si yo quiero comprar nueva tecnología y gastar mucha energía el resto del año, voy a pagar lo que consumo. Esto permite agregar valor a la producción pero sin comerme el costo de la energía que no uso. Es una medida de fondo muy positiva”, enfatizó.

«Lo que estamos haciendo no está funcionando porque el productor es el más perjudicado», remarcó Pannunzio.

Cambios en la comercialización

Pannunzio detalló que esta campaña “recién está comenzando, por lo cual el porcentaje de la exportación es muy bajo”. Todos los años viene bajando la exportación de frescos  y este año no creo que haya mucha diferencia porque los problemas de competitividad que tenemos son mayores”.

“También se está dando un cambio. Nosotros hace 10 años solamente abríamos el mercado a la exportación. Hoy el mercado interno pasó a ser un porcentaje importante de nuestra comercialización. Y otro rubro importante pasó a ser el congelado. Hoy gusta mucho guardar fruta congelada”, explicó.

“Veo una gran cantidad de consumidores que dicen ‘yo con el fresco todo bien pero me gusta comprar congelado’. Entonces vos tenes el congelado a precio menor, comes lo que querés y no perdés absolutamente nada porque no tenes apuro en consumirlo. Argentina comenzó a meterse en el mercado del congelado con un porcentaje importante”, remarcó luego.

“Entonces el país produce una parte para la exportación en el mercado de frescos pero otra la va a congelar para salir a competir en el mundo. Compra costos de energía y logística. Habría que ponerse las pilas para darle competitividad a eso. Hoy en día el mercado de arándanos se divide en exportación de frescos y congelados y en mercado interno”, subrayó Pannunzio.

Pannunzio: «Hoy el mercado interno pasó a ser un porcentaje importante de nuestra comercialización. Y otro rubro importante pasó a ser el congelado»

El consumidor

Finalmente, el presidente de APAMA reflexionó sobre el rol del productor en la cadena social de consumo. “Uno cuando está en el campo mira las plantas y su producción pero lo que no hay que perder de vista es al último consumidor. Siempre hay que imaginarse a una persona delante de una góndola”, sostuvo.

“Lo que manda son las preferencias individuales. ¿Vos querés consumir congelados? Consumí congelados. ¿El otro quiere frescos? Consumí frescos. Nosotros queríamos exportar todo en fresco en un momento y fuimos viendo que una cantidad importante de gente decía ‘yo quiero comprarlo congelado porque sale más barato y lo conservo mejor’. Es un mercado más que la gente eligió y nosotros nos tenemos que adaptar a eso, remitir a la gente. Uno no puede imponer como productor”, concluyó Pannunzio.

(ValorLocal)