El nuevo presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, asumió formalmente la conducción de la entidad fabril y anticipó la defensa de un modelo federal y productivista, e insistió en la necesidad de que el Gobierno dé de baja la prohibición de los despidos y la doble indemnización, a la vista del crecimiento que viene registrando el empleo en los últimos meses.

Funes de Rioja brindó una conferencia de prensa virtual luego de la reunión del Consejo General Ordinario de la UIA, en el que se aprobó por consenso la lista de unidad que lo llevó a la presidencia, acompañado por Miguel Ángel Rodríguez, como secretario General, en representación de las pymes industriales y las entidades regionales.

«Venimos por una continuación de un modelo federal, productivista, pro iniciativa privada, con crecimiento, inversión y empleo, luego de los avatares de la economía nacional de las últimas décadas», dijo el flamante titular de la UIA en la apertura de la charla con la prensa.

En esa línea de gestión que llevarán adelante las nuevas autoridades de la industria, el también presidente de la Copal afirmó que la UIA pretende «una Argentina que propugne el desarrollo pyme, las exportaciones con valor agregado, y ser una institución con propuestas y no de mera protesta, con la integración de jóvenes y género en el accionar fabril».

Tras señalar que esas líneas conceptuales se verán reflejadas en las próximas semanas en un conjunto de propuestas que darán forma a «un proyecto industrial, federal, sustentable, integrado e inclusivo» y que elevarán a los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Sobre la relación que su gestión encarará con el Gobierno nacional, Funes de Rioja aseguró que «la pluralidad y la diversidad son circunstancias naturales» y que la entidad defenderá «el diálogo como mecanismo hacia la credibilidad, la confianza y la concertación».

«No significa que todos piensen igual sino que desde visiones distintas se puede construir un modelo compatible», afirmó el titular de la UIA quien junto al resto de los integrantes del Consejo Directivo ya solicitó una audiencia con el presidente Alberto Fernández.

Entre los puntos de divergencia con el Gobierno, Funes de Rioja insistió en distintas oportunidades de la conferencia en su desacuerdo con lo que denominó el «triple cepo laboral», en referencia a las prohibiciones de despidos, suspensiones y doble indemnización implementadas para sostener el empleo en medio de la pandemia.

«Desde septiembre tenemos un dato positivo en términos de empleo austero, modesto, pero que se genera empleo en vez de destruirse», detalló al asegurar que «cuando se generan obstáculos de esta naturaleza a la posibilidad de contratar y despedir se dificulta la entrada de nuevos trabajadores».

El tema que ya fue planteado al Gobierno en distintas reuniones bajo la presidencia del saliente Miguel Acevedo, significa para su sucesor «una defensa del empleo en blanco, registrado y socialmente protegido y queremos productividad desde el punto de vista laboral», dijo al plantear «revisarlo porque fueron medidas de emergencia que tienen que durar lo razonablemente posible». (Fuente: Télam)