Según datos al 2019 del Observatorio Vitivinícola Argentino, hay unas 370 bodegas que tienen una participación de mercado en el total de exportaciones que ronda el 4,5%. Exportan y tiene potencial para crecer, pero han perdido mercado entre 2009 a 2019 pasando de exportar un total de 27 millones de litros a sólo 9 millones de vinos fraccionados.

Por ello, una nueva unidad ejecutora de “Pymes Exportadoras” que se creó en el seno de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y fue lanzada recientemente de forma virtual ante un nutrido grupo de más de 30 empresas y representantes de organismos públicos y privados de promoción.

“Vemos que hay un número muy importante de proyectos a lo largo de todo el país, que tienen una serie de necesidades y vulnerabilidades que no están cubiertas, principalmente, en cuatro problemas o necesidades recurrentes: necesidad de capital de trabajo, recursos para equiparse e incorporar tecnología, dinero para promocionar sus vinos y capacitación”, explica José Alberto Zuccardi, presidente de la Corporación.

La nueva unidad ejecutora de Pymes Exportadoras estará coordinada por Pablo Asens, vicepresidente de COVIAR, y Adolfo Brennan, miembro del directorio de la corporación y vicepresidente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA); y dirigida por Mario Giordano.

“El objetivo de esta nueva unidad es encontrar caminos y conectarlos con las bodegas que lo necesitan. Caminos de financiamiento, caminos de capacitación y de ayuda a la promoción”, explica Mario Giordano, responsable técnico de Pymes Exportadoras.

(Fuente: InfoCampo)