La licitación tuvo un salto positivo pero con costos a futuro, por el monto de las tasas pagadas y el corto plazo de las colocaciones. El principal atractivo para los inversores es la expectativa de aumento del costo de vida.

El éxito de la colocación de bonos por la secretaría de Finanzas estuvo impulsado por la apuesta a que la inflación será muy elevada este año. De hecho, más de la mitad de lo captado, un 53%, correspondió a Lecer y Boncer, dos títulos que ajustan por el costo de vida.

El saldo fue positivo, pero resultó una victoria con costos a futuro por el monto de las tasas pagadas, por la indexación y por el corto plazo de las colocaciones. Además, la licitación demostró que cada vez se necesitan más estímulos para pedirle a los inversores que renueven sus bonos. Por caso, la Letra que vence en febrero pagará 1,52% anual sobre la inflación y el Bono, que vence en marzo de 2023, nada menos que 3,4% de sobretasa. La inflación que el Gobierno pretende combatir es la principal atracción para los inversores.

“Lo que levantó Finanzas en esta licitación alcanza a un financiamiento positivo de $ 49.500 millones para este mes y de $ 200.000 millones en lo que va de 2021 que representa 29% del financiamiento neto para todo el año de acuerdo al Presupuesto”, señaló Federico Furiase profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y economista de Eco Go.

“Lo que surge claramente es que la demanda sigue concentrada en el corto plazo y los bonos que ajustan por el costo de vida, por eso Finanzas subió las tasas de las Ledes (Letras de Descuento) a 38,08% para agosto y 42,99% para octubre”, agregó. El economista señaló que de acuerdo al precio que se colocaron los bonos dollar linked, el mercado estima un dólar oficial de $ 102 que es $ 10 más barato que el que surge en el mercado de futuros.

Lo cierto es que se captaron $73.500 millones cuando el mínimo que necesitaban era de $21.000 millones. Por supuesto, que los excedentes se destinarán a financiar el déficit fiscal, pero todavía no está escrita la historia porque debe conseguir en los próximos tres meses algo más de $1 billón, que equivalen a la mitad de la base monetaria.

A todo esto, el mercado cambiario estuvo en calma. Fue el primer día sin intervención del Banco Central para contener a los dólares financieros. El AL30C (dólar cable) negoció apenas USD 1,8 millones nominales. El jueves y viernes pasado había operado casi USD 19 millones por día para que el contado con liquidación no se dispare.

El dólar MEP con negocios por USD 23,8 millones bajó 32 centavos a $158,05 en la plaza oficial y perdió $ 1 al cerrar a $158,40 en las mesas de dinero. El contado con liquidación aumentó $1 a $163,83 en el mercado donde arbitra el Banco Central y bajó 75 centavos a $164,56 en las mesas. Cabe aclarar que el dólar que maneja el destino de la economía es el que operan sin las limitaciones del cepo y que utiliza el GD30.

El Banco Central interviene con el AL30 y no permite que los clientes tengan más de USD 100.000 de saldo positivo en la semana, una suma insignificante que equivale a poco más USD 35 mil nominales en bonos.

El “blue” acumuló clientes en el fin de semana largo y subió $ 2 a $ 155, pero con escasas operaciones. En la plaza mayorista, el Banco Central sumó los 4 días inhábiles para devaluar. De esta manera, el dólar que rige el comercio exterior y las deudas de las empresas, subió 21 centavos a $ 94,49, o sea que devaluó a un ritmo de 4 centavos diarios.

Los feriados hicieron que los exportadores sumaran las divisas de tres días y liquidaron USD 351 millones que le permitieron al Banco Central comprar USD 140 millones. Por eso, las reservas aumentaron USD 129 millones a USD 41.720 millones. De este total, USD 6.200 millones son de libre disponibilidad.

Los bonos argentinos con ley extranjera, siguieron en alza en el exterior y aumentaron hasta 0,90%, con lo que el riesgo país bajó 25 unidades a 1.519 puntos básicos.

La Bolsa vivió la incertidumbre de los mercados del exterior, pero se consolidó sobre el final. Con un monto de negocios muy magro de apenas $638 millones, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 0,67%.

Los ADR’s -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- negociaron nada menos que $ 2.400 millones. Los certificados argentinos tuvieron un día positivo. La mayor suba fue la de Despegar (6,06%) que siguió la tendencia de las Bolsas del mundo que apostaron a las compañías de turismo porque varios países están levantando las restricciones por la caída de los contagios. Loma Negra (+5,84%) y Banco Macro (+4,12%) fueron otros ADR’s destacados.

Para hoy se espera una rueda más tranquila pero no evita que los activos preferidos sigan siendo el dólar y los bonos indexados. En menor medida, están renaciendo los títulos de la deuda en dólares. (Fuente: Infobae)