Están habilitados para salir a pescar cuatro días a la semana, aunque cuando se encuentran en el río muchas de las disposiciones de la Prefectura Naval Argentina los obligan a regresar a la costa. Se les dificultan muchos de los trámites por no tener acceso a Internet.

Un grupo de pescadores artesanales autoconvocados de la zona de Bajada Grande expresaron su preocupación por la falta de un decreto que los ampare al momento de salir a trabajar en el río.

La realidad de los pescadores sigue siendo muy preocupante y más aun en este contexto de aislamiento cuando se les exige un permiso obligatorio para su circulación. Según se pudo saber, están habilitados para salir a pescar cuatro días a la semana, aunque cuando se encuentran en el río muchas de las disposiciones de la Prefectura Naval Argentina los obligan a regresar a la costa.

Los pescadores indicaron que se les exige un permiso obligatorio para poder navegar, además del carnet que tienen todos los pescadores.

“Para un pescador poder hacer todos esos trámites es muy complicado porque nosotros no tenemos los recursos necesarios como para poder ingresar a internet y demás”, expresaron.

“Nosotros lo único que queremos es entrar al río, pescar y venir a vender nuestro pescados, pero en estos momento se nos hace muy complicado por las exigencias que nos solicita la Prefectura. Que nos pidan el carnet de pesca estamos de acuerdo, porque todos los pescadores que estamos en el río lo tenemos, pero todos los días nos ponen una piedra más en el camino para frenarnos”, expresó Flavio Enríquez, uno de los pescadores más conocidos de Bajada Grande.

Como es sabido, los pescadores situados en la zona de Bajada Grande tienen como único ingreso el fruto de su trabajo que venden en puestos ubicados a la vera del río Paraná.

Actualmente tienen permitido salir a pescar los días hábiles, lunes, martes, miércoles y jueves, en tanto que los viernes, sábados, domingos y feriados no pueden salir a trabajar.

  • RESPUESTA

“Tuvimos una respuesta desde la Fiscalía provincial en donde nos dijeron que se iban a acercar a la Prefectura Naval Argentina para expresar cuál es el problema que tenemos y quedaron en respondernos. Si bien recibimos la respuesta que podemos salir al río a trabajar, el problema es que nos exigen ese permiso que no lo tenemos”, indicaron los pescadores autoconvocados.

Flavio Enríquez, un baquiano del río y pescador desde muy joven, explicó esta difícil situación que les toca atravesar con la preocupación de que si no salen al río a pescar no tienen otra fuente de ingreso para su familia.

Por otra parte, Nelson, otro de los pescadores entrevistados indicó que “por suerte durante estos días hay buen pique y están saliendo muchos sábalos. Nosotros somos pescadores artesanales y trabajamos un pescado de buena medida, acá nadie entrega a un frigorífico, sino que trabajamos directamente para el mercado interno nuestro. Ninguno pesca para frigorífico y tenemos malla reglamentaria como para no hacer ningún tipo de depredación en el río”, señaló.

En Bajada Grande son alrededor de 60 los pescadores que viven todos los días junto a sus familias de lo que puedan pescar sobre el río Paraná.

“Nosotros en Entre Ríos necesitamos un decreto similar al de la provincia de Santa Fe, es decir, tiene que haber un decreto que se ampare en el decreto nacional en donde los pescadores quedan exceptuados de tener un permiso para circular por el hecho de que están en el agua y en las islas pescando. No se necesita ningún permiso para salir a navegar, lo que sí se debe cumplir es con la ley y el órgano de fiscalización que la ejerce prefectura o la policía rural, pero en el caso nuestro no se emitió ningún decreto provincial en base a los pescadores, nosotros nos basamos en lo que dice prefectura”, indicó Nelson.

Por otra parte sobre los controles que efectúa la Prefectura sobre el río indicaron que acá salen a medir mallas, ver lo que pescan, etcétera. “Nosotros con la licencia de pesca de Entre Ríos sabemos lo que podemos capturar, las medidas y cuáles son las especies perdidas. Yo creo que la provincia se tendría que poner a trabajar de forma urgente para hacer una resolución y que nosotros podamos salir a trabajar tranquilos ya que somos productores de alimentos”, concluyó.

  • PESCADORES ARTESANALES

Hay quienes consideran que algunos pescadores artesanales comenten actos de depredación de los recursos ictícolas del río Paraná. Sobre ese tema se consultó a los pescadores quienes manifestaron su postura.

“Nosotros, al ser pescadores artesanales, trabajamos un sábalo de medida y no somos competencia con los frigoríficos. El frigorífico se lleva hasta las mojarritas si los dejan y lamentablemente este gobierno trabaja para los frigoríficos. Históricamente los frigoríficos hicieron la diferencia porque venden el pescado a precio dólar y les pagan tan solo 20 pesos a los pescadores. En Paraná no hay pescadores que vendan a los frigoríficos, todo lo que se saca se vende al público directamente”, remarcaron.

Ser pescador artesanal y vivir del río plantea muchos desafíos, expresaron algunos de los pescadores. “Hay veces que durante tres días no volvemos a nuestras casas y el gasto de comida y materiales para poder ir a pescar es importante. Hoy en día, sino conoces el río tenes que andar hasta 50 kilómetros para buscar un pescado y muchas veces no se considera el trabajo que hace un pescador”, concluyeron. (Fuente: El Diario)