Por Verónica Puig, especial para Valor Local –

El Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos suspendió las fiscalizaciones a comercios hace más de un año. Ante esta situación, creció la presencia de estos productos en locales no habilitados. Qué dice la Ley provincial y cómo contempla Senasa la articulación regional para controlar y proteger a los consumidores.

“Los productos que mayormente conocemos se registran en venta irregular en locales no habilitados para tal fin son en general los del mundo de las mascotas, por ejemplo pipetas, antiparasitarios internos y de cosmética en general. Son los que mayor presencia tienen. Pero también se encuentran los que están destinados a grandes animales, o de producción, donde el riesgo por su venta irregular se incrementa, especialmente cuando se trata de los que tienen como destino aplicarse a animales para faena y consumo humano posterior”, dijo a Valor Local, Federico Luna, responsable del área de Productos Veterinarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Senasa.

Consultado acerca de quienes son los encargados del control físico de estos productos y su presencia en comercios no habilitados, ya sean veterinarias sin un profesional matriculado u otros, como forrajerías, Luna detalló que el Senasa realiza acuerdos regionales para que las fiscalizaciones las realicen los organismos colegiados de profesionales veterinarios.

“Nuestro organismo del Estado Nacional, firmó convenios con estas entidades de médicos veterinarios de las diferentes zonas. Son acuerdos de colaboración recíproca para que ellos realicen las inspecciones en distribuidoras, veterinarias y comercios como forrajerías o ventas de accesorios para mascotas”, explicó el funcionario nacional.

Asimismo, aclaró que Senasa, a través de sus delegaciones zonales “puede intervenir y lo hace, cuando los Colegios Veterinarios no cuentan con estos acuerdos o por falta de infraestructura para realizar las inspecciones a los locales”. Detalló también, que el organismo nacional cuenta con 14 delegaciones regionales en el país y oficinas locales. A partir de estas, se han designado referentes en el tema productos veterinarios, que actúan, cada vez que se los solicita. “Existen casos en los que las provincias, como ocurre en Entre Ríos, tienen además sus leyes provinciales específicas”, agregó Luna.

Ley Provincial y controles suspendidos

En el caso de nuestra provincia, rige una normativa específica que indica: “Los productos, medicamentos, sueros o vacunas de uso veterinario y destinados al diagnóstico, prevención y tratamiento de las enfermedades de los animales, deben expenderse en establecimientos comerciales o industriales que cuenten con la dirección técnica de un Médico Veterinario matriculado en el Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos”.

Así lo establece la Ley que lleva la firma del Presidente de la Cámara de Diputados, Ángel Giano. En el Artículo 6to de esta norma, se detalla la facultad delegada por la que el Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos “podrá denunciar por escrito ante la Autoridad de Aplicación las irregularidades e incumplimientos a esta ley por parte de las Farmacias Veterinarias, debiendo a tal fin elevar las actas respectivas”.

Desde el Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos, confirmaron que las fiscalizaciones e inspecciones físicas para controlar que no se realicen ventas irregulares, de productos veterinarios en comercios no habilitados, se suspendieron hace más de un año. El argumento que esgrimieron para esta decisión, es que “ante la pandemia de Covid 19, se dejaron de realizar”. Medida que sorprende, ya que los médicos veterinarios, mantienen los permisos de circulación para la realización de sus tareas, y los mantuvieron, incluso cuando regían las máximas restricciones para gran parte de la sociedad.

Perjuicios y seguridad

Ante la consulta de quienes son los mayores perjudicados a partir de la venta irregular de productos veterinarios en comercios no habilitados para tal fin, las fuentes consultadas, coinciden en que son por un lado, los consumidores, porque no cuentan con la garantía de que lo que adquieren sea mercadería fiscalizada y por otro lado, los veterinarios matriculados en los Colegios que mantienen sus farmacias veterinarias y al personal en regla y se enfrentan a la que denominan, “competencia desleal”, por parte  de quienes comercializan sin controles.

“Adquirir medicamentos y productos veterinarios en farmacias veterinarias habilitadas para este fin, obedece no sólo al cumplimiento de una norma, sino a la importancia que tiene la salud de los animales, las mascotas y los de producción. Son fármacos muy importantes para el control de las enfermedades, muchas de las cuales pueden ser transmitidas a los humanos, por eso es que hablamos de un solo concepto de salud y pensando en la sociedad en su conjunto. Desde Senasa, creemos que es fundamental que sean prescriptos e indicados por un médico veterinario para el animal que lo requiere, para una patología específica. El control de la sanidad animal es primordial para la salud de toda la población”, concluyó Luna en diálogo con este medio.

Acerca del control de venta en plataformas electrónicas

Desde hace poco más de un año, Senasa puso en marcha el Programa de Fiscalización y Monitoreo en medios digitales, mediante la Resolución 344, del 2020. De acuerdo a lo que detalló en diálogo con Valor Local Rosina Leicht Ziegler, encargada de este Programa tiene como objetivo “cumplir con una demanda de la sociedad en su conjunto sobre la escasa presencia que tenía hasta el momento de puesta en marcha de este plan el Estado y particularmente Senasa, que asegure y preserve el derecho de los consumidores, sobre lo que tiene que ver con la comercialización de productos y artículos veterinarios, en plataformas y medios digitales específicamente”.

“En este tiempo de ejecución del Programa, hemos detectado más de 40 mil publicaciones en infracción. Se solicitó su remoción de las plataformas de comercio electrónico, porque no cumplían con los estándares de sanidad y calidad exigidos por el organismo nacional”, explicó la funcionaria.

Desde que rige la Resolución que creó este Programa Nacional, las ventas son controladas y monitoreadas por  Senasa. El canal habilitado para que se realicen es la plataforma Mercado Libre, con la que suscribieron un convenio de cooperación mutua. “Este acuerdo nos permite controlar y fiscalizar dentro de esa plataforma para asegurarle a los usuarios en su conjunto que verificamos de manera permanente, sabiendo el gran universo que comprende la venta online de todos aquellos productos o artículos que por normativa, deben estar regulados desde el Senasa, tal cual lo tenemos por Ley desde nuestro organismo estatal”, concluyó Leicht Ziegler. (Valor Local)