El precio del poroto de soja, por su marcado aumento, fue un gran incentivo para los productores y empresas agropecuarias esta temporada. Además, fue un gran aliciente considerando las pérdidas de rendimientos producidas por la sequía este ciclo que provocaron una fuerte merma de la productividad nacional hasta conseguir 43,5 millones de toneladas, según la Bolsa de Cereales porteña, desde los 51 millones estimados inicialmente.

Pero, más allá de la solidez del precio en el poroto, que aun se mantiene cercano a los 600 dólares en el Mercado de Chicago, la molienda de soja alcanzó un pico en el cuarto mes del año de 4,206 millones de toneladas, según los datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el más alto en seis años, de acuerdo a los analistas del mercado de granos.

Desde el comienzo del año, el procesamiento viene con buen ritmo, totalizando en abril las 13,68 millones de toneladas. En el caso puntual del mes de abril, muy asociado a la entrada ritmo y fluidez de la cosecha del cultivo.

En el pico del cuarto mes, la provincia de Santa Fe lidera el ranking de molienda y la producción de pellets es el grueso de lo industrializado.

Claramente el destino de estos subproductos es Oriente. Las importaciones chinas de soja, entre abril y mayo, aumentaron significativamente.

En el quinto mes, alcanzaron las 9,61 millones de toneladas, superando cómodamente las 7,45 millones de abril (+29%). En lo que va del año, considerando el acumulado de enero a mayo, ya aumentaron un 12,8%, respecto a igual período de 2020 a 38,23 MTn.

(Fuente: InfoCampo)