Algunos sectores están mejor que otros; y hay empresas del mismo rubro a las que les va bien y otras a las que no · Cuáles son las dudas que genera la segunda ola de Covid-19.

No a todas las industrias de Córdoba les impacta de igual manera el virus del Covid-19. Así como hay empresas que ni siquiera este año podrán recuperar los niveles de actividad previos a la pandemia, hay otras que festejan un “empate”, e incluso algunas a las que les va mejor que en 2019.

Aún cuando la mayoría tiene expectativas positivas para 2021, crecen las dudas sobre la segunda ola y la incertidumbre y el pesimismo sobre la economía.

Los datos provinciales surgen de una encuesta que hizo la consultora Perspectivas Sociales para la Unión Industrial de Córdoba (UIC) entre las empresas socias, según la cual 2020 no fue tan malo como se esperaba cuando arrancó la pandemia.

Si bien 45 por ciento dice que 2020 fue peor que el año anterior y 12 por ciento que fue tan malo como 2019, para el 29 por ciento fue mejor y para el 14 por ciento fue igual de bueno.

Pero cuando se preguntó sobre cómo sus empresas terminaron 2020, sólo 24 por ciento dijo: “Peor de lo que esperaba” y 21 por ciento, “Tan malo como esperaba”. Al 43 por ciento le fue mejor y el 12 por ciento terminó tan bien como proyectaba.

Los resultados por rubro muestran que la que peor lo pasó fue la industria gráfica, en la que a más de siete de cada 10 les fue peor o igual de mal que en 2019. Aun así, 54 por ciento de este sector tiene proyecciones positivas para este año.

Las industrias del software y la maquinaria agrícola fueron las que mejores resultados obtuvieron en 2020 y las que tienen las perspectivas más positivas para este año.

“Los resultados muestran mucha heterogeneidad, sobre todo por tamaño de empresa. La caída es más fuerte en las pymes, que tienen menos soporte financiero o mercado; cuanto más capacidad, mejor sortearon las complicaciones. Esto se nota sobre todo en la industria alimentaria”, explica Marcelo Uribarren, presidente de la UIC.

Según Gabriela Moreno, titular de la Asociación de Industriales de la Alimentación de Córdoba (Adiac), los cambios de hábitos que provocó la pandemia determinaron que hubiera rubros favorecidos y otros con grandes perdedores. “El consumo hogareño y doméstico se vio beneficiado, pero el snack, la comida al paso o la venta por impulso disminuyó mucho y todavía no logra los niveles prepandemia”, agrega.

Entre los más golpeados está la gráfica, con un mercado cada vez más chico por la digitalización. “Hoy el rubro está a un 60 por ciento de su capacidad productiva. Este año la apuesta es recuperar los niveles previos a la pandemia, pero el sector necesita una reconversión; algunos reducen estructuras para seguir en el nicho y otros están cambiando hacia la digitalización o hacia la producción de packaging”, señala Natalia Heyd Murad, secretaria de la Unión Gráfica Argentina Regional Centro Noroeste (Ugar).

  • BUENAS PERSPECTIVAS

Los fabricantes de maquinaria agrícola, en cambio, gozan de las mieles del agro, activo durante toda la pandemia y beneficiado con la suba de los precios de las commodities agrícolas. “En promedio, las ventas del sector aumentaron entre 25 y 30 por ciento en 2020. La expectativa para 2021 es no bajar de este nivel”, resalta Luciana Mengo, presidenta de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac).

Otro rubro que crece es la industria del software, gracias a la transformación digital que generó el aislamiento, aun cuando muchos de sus clientes suspendieron proyectos. “Descontada la inflación, la facturación subió 11 por ciento en 2020, y para este año esperamos algo más por la tendencia de recuperación de otros sectores”, advierte Pablo Gigy, presidente del Córdoba Technology Cluster (CTC).

En cambio, el sector automotor y autopartista comenzó mal 2020, pero lo terminó con tan buen ritmo que para este año tiene buenas proyecciones. “Arrancamos la pandemia pensando que el mercado se iba a reducir a 200 mil vehículos y terminamos en 340 mil unidades. A partir de los resultados del primer trimestre, para 2021 se proyectan 450 mil unidades”, dice Ramón Ramírez, tesorero de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc).

A los fabricantes plásticos, sector transversal a la mayoría de estos rubros, tampoco les fue mal. “Trabaja al 80 por ciento de su capacidad porque acompaña a productos ligados a la pandemia, contenedores de alcohol en gel, botellas y bidones para líquidos de limpieza, hisopos, bolsas, paneles separadores y otros más. 2021 viene complejo, por la falta de materias primas y la suba de precios, fruto de la mayor demanda de Estados Unidos y de China”, indica el titular de la Cámara de Industrias Plásticas de Córdoba, José Giletta.

Consultados respecto al impacto que tendrá la segunda ola del virus Covid-19, la mayoría teme más un crecimiento de los contagios entre sus empleados que a posibles medidas restrictivas del Gobierno nacional, según lo advierte Ramírez: “Si te falta 15 por ciento del personal por casos positivos, en cualquier momento se quiebra la cadena productiva de cualquier industria. Esto se mide día por día”. (Fuente: La Voz del Interior)