El sábado comenzó a regir la Ley de Góndolas, que busca ampliar el abanico de ofertas y hacerle resistencia al aumento de los precios • Juan Pablo Quiroga, director de Relaciones Institucionales de Walmart y Changomas, dialogó sobre la medida y las dificultades para encontrar proveedores pymes en algunos rubros y así poder asegurar el normal abastecimiento • Se desconoce si el Gobierno provincial está realizando controles para garantizar el cumplimiento de la norma.

Desde este sábado, los supermercados de todo el país deben exponer sus productos a la venta según lo establecido por la nueva Ley de Góndolas, que el Congreso sancionó el año pasado y busca que en los comercios haya una oferta más variada de marcas y precios.

La normativa alcanza a todos aquellos establecimientos que tengan una superficie superior a 800 metros cuadrados, los cuales tuvieron tiempo hasta este fin de semana para adaptarse a las actuales exigencias que los obligó a reordenar la mercadería.

Entre otros puntos, a partir de ahora los artículos de menor precio “deberán encontrarse a una altura equidistante entre el primero y el último estante”.

Entran en esta clasificación todos aquellos que -conforme la unidad de medida- posean el precio de lista más bajo ofertado al consumidor final con carácter no transitorio: es decir, no aplica para los que tengan algún descuento especial.

El director de Relaciones Institucionales de Walmart y Changomas, Juan Pablo Quiroga, se refirió a la medida y a los cambios que instrumentó la firma para adaptarse a la nueva legislación.

Desde la Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial de la Provincia no hubo respuestas en relación al modo en el que se van a aplicar los controles para garantizar el cumplimiento de la norma.

  • LOS CAMBIOS EN LOS SUPERMERCADOS

Si bien Quiroga aclaró que no tuvieron que realizar reformas edilicias, dijo que sí se vieron en la necesidad de “readaptar la distribución de las góndolas en el piso de ventas y adentro de cada góndola”.

“La ley pide un mínimo de cinco proveedores y ninguno de ellos puede tener más de un 30% del total de la góndola”, sostuvo Quiroga quien precisó que “esto se aplica a las 65 categorías que regula la ley en lo que refiere a productos alimenticios, bebidas, perfumería y limpieza”.

Cuando se le preguntó si tuvieron que entablar negociaciones con más proveedores para garantizar el cumplimiento de la norma, Quiroga explicó que “antes de que empiece a entrar en vigencia la ley ya teníamos un 70% de proveedores pymes” y sostuvo que “el mayor desafío no tuvo que ver con el tema de identificar y dar de altas a las pymes, sino con el hecho de que esa distribución de pymes es bastante desigual en cuanto a la categoría de productos”.

Es decir, en algunas categorías hay un mayor nivel de presencia de pymes y en otras no tanto, como por ejemplo, las que requieren un nivel de tecnificación un poco mayor, como las que se dedican a pañales, protección femenina, desodorantes, afeitadoras y varios productos de perfumería y limpieza.

En relación al trabajo que se debe realizar en materia de logística para garantizar una variedad de marcas, Quiroga indicó: “A los proveedores pymes se le está dando un espacio considerable en las góndolas y se debe garantizar que tengan capacidad de entrega para abastecer el volumen”.

En este marco, manifestó que desde la firma se apunta a “tener más de un proveedor pyme en cada categoría para que, si uno en algún momento tiene dificultades para cumplir, pueda haber otro”.

A su vez, se está trabajando para ampliar los lugares en los que se realiza la distribución: “La idea es que no tengan que necesariamente entregar en los centros de distribución, sino que algunos proveedores regionales lo puedan hacer directamente en las sucursales”.

Por otra parte y a los fines de mejorar el arribo de productos de otras marcas a los supermercados es que se han firmado “convenios con Gobiernos provinciales y municipales para poder identificar proveedores pymes y que tengan su espacio en las góndolas”.

Además, varios gobiernos han posibilitado a pymes créditos preferenciales con el fin de que puedan mejorar su inversión, su capacidad productiva, la calidad de sus productos y de la logística”.

  • AMPLITUD DE PRECIOS

Juan Pablo Quiroga afirmó que la ley habilita la posibilidad de que haya una mayor diversidad de productos y, en consecuencia, del rango de precios.

Al brindar un ejemplo, indicó: “En el rubro de pastas secas hay productos pymes de 34 pesos y hay otros en la misma góndola que llegan a los 140 o 150 pesos”.

“Se trata de productos de distintos niveles de calidad y de tecnificación”, añadió luego el director de relaciones institucionales de Walmart y Changomas. (Fuente: APF)