Fue durante un acto en el Museo del Bicentenario. Se sube el piso del mínimo no imponible a 150.000 pesos de salario bruto mensual, mientras que en el caso de las jubilaciones sólo tributarán el impuesto quienes ganen por encima de ocho haberes mínimos.

El presidente Alberto Fernández resaltó este martes como un “gran paso” la modificación del Impuesto a las Ganancias y destacó que, con esa medida, se está “resolviendo el poder adquisitivo de más de un millón de trabajadores y jubilados”.

“Implica un esfuerzo fiscal muy importante, pero lo estamos corrigiendo haciéndole pagar el impuesto a los que más tienen”, aseguró al encabezar un acto en el Museo del Bicentenario.

Durante este acto, el Presidente promulgó a través de la firma del decreto 249/21 la ley 27.617, que modifica diversos artículos de la ley del impuesto a las ganancias y eleva el piso a partir del que los trabajadores en relación de dependencia empiezan a pagar el tributo a $150.000 mensuales de salario bruto.

En la misma ceremonia, en la que también se anunciaron 87.000 créditos para la construcción de viviendas, el Presidente aseguró que “es un día importante para el Gobierno”, porque están “poniendo orden” en una cuestión de la que “no se había hablado” en la campaña electoral que lo llevó a la Presidencia, pero que sabían que tenían que “ordenar”.

  • ALCANCES DE LA REFORMA

“Estamos haciendo más progresivo el sistema impositivo, haciendo que paguen más los que más tienen y paguen menos los que reciben recursos sólo de un salario”, indicó el jefe de Estado.

Agregó que con estos cambios en el Impuesto a las Ganancias están “resolviendo el poder adquisitivo de más de un millón de trabajadores y también jubilados que estaban afectados”.

“Y los resultados -continuó- son interesantes, ya que dejan de pagar el impuesto un millón 267 mil trabajadores, y es un beneficio para más del 90 por ciento de las personas asalariadas”.

El jefe de Estado afirmó que se está “dando un gran paso, porque el pago del tributo también excluye el aguinaldo” y recordó que también se elimina “el tope para deducir a los hijos e hijas de personas con discapacidades”, al tiempo que “se exime al personal de salud por las horas extras o guardias en la pandemia”.

Alberto Fernández indicó que estos cambios implican “un esfuerzo de más de 40 mil millones de pesos”, pero afirmó: “Parte de ese esfuerzo lo estamos corriendo, haciéndole pagar el impuesto a los que más tienen”.

El mandatario sostuvo que “es muy importante este paso en favor de la justicia social” y destacó que la medida “se aplica desde el primero de enero de este año, con lo cual las ganancias que se hayan pagado en enero, febrero, marzo y también en abril, van a ser devueltas y de ese modo recuperarán la capacidad adquisitiva”. (Fuente: Télam)