El comportamiento dispar que reflejan las distintas cotizaciones del dólar se extiende a lo largo de mayo, con una mayor demanda de divisas por cobertura a través de operaciones bursátiles, un tipo de cambio oficial que desacelera el alza por los temores a una espiralización inflacionaria, y un dólar libre cuyo valor sucumbe a las cada vez más duras restricciones a la circulación y a las actividades consideradas no esenciales, frente a la segunda ola de coronavirus.

El dólar “blue” restó dos pesos este viernes, para ser operado a $153 para la venta, movimiento que recortó la brecha cambiaria con el dólar mayorista a un 62,3 por ciento.

En el mercado mayorista el dólar avanzó tres centavos, a $94,27, para acumular una ganancia de 12% desde que empezó el año.

Más demandados están los dólares que se obtienen a través de la compraventa de activos financieros en la Bolsa, con un “contado con liquidación” que cerró a $162,87 -llegó a pactarse a $165 al mediodía-, un máximo desde el pasado 26 de octubre. El dólar MEP terminó a 158,42 pesos.

Esta paridad, que permite acreditar las divisas en una cuenta en el exterior, marca un incremento de 16,1% en lo que va de 2021, un aumento que empieza a emparejarse con la elevada inflación del período.

El “contado con liqui” llegó a negociarse a $165, un precio máximo en siete meses, y es el dólar que más sube entre todos los segmento de mercado

El Banco Central, con sus intervenciones diarias, anota hasta el momento el mejor mes de mayo en términos de adquisición de divisas desde que arrancó en 2003 el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), dado que lo que va del mes las compras superaron los USD 1.800 millones, por encima del anterior máximo de mayo de 2007.

Las reservas internacionales crecieron el jueves unos USD 35 millones y terminaron ubicándose en USD 41.517 millones, en el stock más alto desde el 29 de septiembre del año pasado. (Fuente: Infobae)