El diputado provincial Néstor Loggio (Frente Creer) aseguró que las dos cuestiones principales que marcan la agenda pública nacional pasan por el endeudamiento que dejó la gestión de Mauricio Macri y la situación de su operador judicial, Fabián “Pepín” Simón, prófugo en Uruguay de la Justicia argentina.

“Además de atender la situación que ha generado la pandemia de Covid – 19, el Gobierno nacional está ocupado en superar la estrechez económica generada por el alto endeudamiento. Tengamos buena memoria: la deuda con el Fondo Monetario no creció de un repollo, fue la administración de Mauricio Macri la que dilapidó una suma inexplicable de recursos que se fue por la canaleta de la timba financiera. Ahora toca al presidente Alberto Fernández arreglar este desastre”, expresó el presidente de la Comisión de Producción de Diputados.

El legislador oficilialista remarcó: “Para tener una cabal idea del desastre que realizó Juntos por el Cambio, los argentinos y argentinas tenemos que comprender que el monto que el FMI sugirió utilizar para atender en todo el mundo la campaña contra el Coronavirus es casi igual a los fondos que remitió a la Argentina durante los últimos dos años de Macri y que ahora hay que pagar”.

“¿Dónde está esa plata? ¿En obras? ¿En inversiones? No. Se la llevaron los amigos y familiares del ex presidente a través de complejos mecanismo financieros. Corrupción de guante blanco”, definió.

“La red de complicidades y el contubernio de los cuatro años de Cambiemos se empieza a resquebrajar. La imputación a ‘Pepín’ Rodríguez Simón, el operador que metió por la ventana a dos actuales ministros de la Corte Suprema de Justicia y que presionó a empresarios argentinos para despojarlos de sus bienes , es un ejemplo. Por eso se fugó al Uruguay sin siquiera ser indagado ¿Qué teme el macrismo que pueda decir este personaje que lo han escondido en Montevideo?”, se preguntó.

En torno a esto, añadió: “El brulote de Patricia Bullrich aseverando que hubo una situación irregular en la negociación por la compra de la vacuna de Pfizer, desmentida por el propio laboratorio, es una clara maniobra para distraer la atención pública sobre el caso de ‘Pepín’. Se tiró arriba de la granada antes de que explote, porque las esquirlas llegan a su jefe. Sabe que su mala imagen pública es irremontable y por eso no le cuesta incinerarse por unos días. Después todo se diluirá en una disculpa ante un Juez amigo de Comodoro Py. Pero en el mientras tanto, el macrismo gana tiempo para ver qué hace con ‘Pepín’”, afirmó.

(Fuente: APF Digital)