A contramano de lo sucedido la semana pasada con la soja, que perdió un millón de toneladas, la entidad porteña elevó en esa misma proporción su pronóstico para el cereal.

En rigor, la Bolsa de Buenos Aires retomó su cálculo anterior, antes de que lo redujera tras la sequía ocurrida en febrero.

En concreto, espera ahora un volumen de 46 millones de toneladas de maíz, que de todos modos significa una caída de 5,5 millones de toneladas con respecto a las 51,5 millones de toneladas de la campaña anterior.

Para la soja, en tanto, se estiman 43 millones de toneladas.

  • FACTORES

Según la entidad porteña, ya se cosechó el 14 por ciento del área del cereal implantada con destino comercial.

“Las buenas expectativas de rinde de los planteos tardíos nos permiten aumentar en un millón de toneladas la proyección de producción, que se eleva a 46 millones. Las lluvias de las últimas semanas mejoran las expectativas de rinde de los planteos tardíos, particularmente en la provincia de Córdoba”, dijo en su Panorama Agrícola Semanal.

Y completó: “Las expectativas de rinde de los planteos tempranos y tardíos del cereal se consolidan por sobre las estimaciones de inicios de la campaña. La mejora en las condiciones del cultivo registradas desde el mes de febrero, permitieron que los rendimientos esperados se encuentren cercanos a los promedios zonales, aunque aún por debajo de las excelentes productividades del ciclo previo”. (Fuente: La Voz)