La llegada a Rosario de las carnicerías móviles, que forman parte del programa federal de ferias itinerantes, puso en alerta a la Sociedad de Carniceros, desde donde su titular, José García, señaló que ese servicio implica “competencia desleal“, además de no cumplir con cuestiones bromatológicas como “la cadena de frío“.

Fuerte rechazo de los carniceros rosarinos a la llegada de las carnicerías móviles

Las carnicerías móviles desembarcarán con “precios hasta un 30% o más económicos que en los canales de distribución habitual”, según lo indicó el director de políticas Integradas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Rafael Klejer.

En tanto, Leandro Uset, a cargo del programa a nivel local, explicó que “se planteó la idea de que existía una demanda concreta, que se podía cuidar la mesa de los argentinos con precios acordes y fue una referencia simbólica muy fuerte”, indicó al evaluar que los 1.000 kilos de carne que se ponían a disposición se venderían rápidamente.

Este miércoles, en declaraciones al programa “El primero de la mañana”, de LT8, García planteó que “más allá de que significa competencia desleal, me parece realmente descabellado que vengan a vender carne en una plaza pública. Como si en Rosario o cualquier lugar no hubieran suficientes carnicerías para vender. Acá tienen que estar atentos los organismos de control, el Instituto del Alimento, la intendencia y la provincia. El lamentable que la gente tenga que comprar un producto como la carne en una plaza”.

En marzo pasado estuvo en plaza San Martín la carnicería móvil del Ministerio de Desarrollo Social.

En marzo pasado estuvo en plaza San Martín la carnicería móvil del Ministerio de Desarrollo Social.

Más allá de que los controles los realiza el propio Estado, el dirigente de la asociación que nuclea a los carniceros rosarinos destacó que “no hay una cadena de frío controlada. Si quieren las organizaciones de este tipo subsidiar a la gente humilde, que pongan un negocio. Que habrán un galpón, que lo ponga en la misma condiciones que nosotros. Por más que bajen tres tipos vestidos de blanco de un camión, pongan bateas y se pongan a vender carne en una plaza, no me parece adecuado”.

Acerca de la situación, García reconoció que es “complicada. Desde diciembre estamos con una caída de ventas del 40%. No hay duda que tiene que ver con el bolsillo de la gente, con el poder adquisitivo. La carne viene aumentado, esta semana el mercado ha reflejado aumentos de la hacienda en pie pero que todavía no los hemos traslado al público. A veces muchos de los aumentos los asumimos nosotros porque no queremos perder más ventas”.(Fuente: La Capital)