El diputado nacional por Entre Ríos, Marcelo Casaretto (Frente de Todos), se refirió a la media sanción que la Cámara de Diputados le dio al proyecto que establece una nueva estructura de alícuotas escalonadas del impuesto a las Ganancias para empresas • “Las pequeñas y medianas empresas van a pagar menos ganancias, en tanto que las grandes van a pagar lo mismo que pagaban hasta 2017”, explicó el legislador.

“En la sesión que tuvimos hace un mes tratamos el proyecto para bajar el Impuesto a las Ganancias -ya convertido en ley- para trabajadores y jubilados, lo que significó un beneficio para 1,3 millones de personas y una inversión de 47 mil millones de pesos. Anoche, en tanto tratamos la otra parte del Impuesto de Ganancias para Sociedades”, confirmó Casaretto.

El legislador nacional explicó que el Impuesto para Sociedades “históricamente fue del 35% y para todos igual”, y recordó que en 2017 se produjo una baja al 30%.

“Con este proyecto lo que se hizo fue cambiar el impuesto por un esquema de alícuotas progresivas”, dijo y detalló que –de obtener la aprobación en el Senado de la Nación- las pequeñas empresas -aquellas que ganan hasta 5 millones de pesos- pagarán un impuesto del 25%; las medianas empresas -aquellas que ganan hasta 50 millones de pesos- pagarán el 30%, en tanto que las grandes empresas –aquellas que ganan más de 50 millones de pesos- pagarán un 35%.

“Los trabajadores van a pagar menos ganancias, los jubilados pagarán menos ganancias al igual que las pequeñas y medianas empresas, y las grandes empresas van a pagar lo mismo que pagaban hasta 2017. De esta forma, ni las provincias ni los municipios van a perder recursos porque el balance de las dos leyes significa una cuenta que daría muy cercana a cero”, aclaró.

Respecto del rol de la oposición, Casaretto sostuvo que “siguen con la idea que tuvo Macri de bajarle el impuesto a los ricos para que se genere una lluvia de inversiones y la Argentina crezca”.

“Pero esto no sucedió. Les bajaron el impuesto a los ricos, compraron dólares, los sacaron al exterior y la lluvia de inversiones no sucedió nunca. El Estado perdió recursos y los beneficios no aparecieron nunca”, señaló.

Por último expresó: “Nuestro criterio es completamente diferente. Ellos comenzaron a cobrarle ganancias a un millón de trabajadores más y le bajaron a los ricos. Nosotros ahora le bajamos la carga a los trabajadores y le repusimos la carga a las grandes empresas”. (Fuente: APF)